LDC

En el campo

Beneficios para todos: el comercio ayuda a cumplir con los ODS

12.12.2019

El siglo XXI ha traído una mayor visibilidad a nuestro negocio y, con ella, mayor atención a la forma en que trabajamos.

Le doy la bienvenida a esa atención. Nos anima a tomar decisiones aún más consideradas sobre lo que hacemos y cómo lo hacemos, mientras cumplimos con nuestro propósito de crear de valor justo y sustentable. Para que nuestro negocio prospere a largo plazo, necesitamos que nuestra gente, socios, inversores, clientes, consumidores y la sociedad en general nos entiendan, nos acepten y confíen en nosotros. Y la confianza comienza con un diálogo abierto y transparente, y con acciones que coincidan con nuestras palabras.

Es posible que el consumidor promedio no haya oído hablar de nosotros y, sin embargo, en cualquier momento, compramos, transportamos, transformamos, almacenamos y vendemos millones de toneladas de productos agrícolas. Como líderes de un sector que ayuda a sustentar a los siete mil millones de personas del planeta, ayudamos a llevar una amplia gama de productos desde donde se cultivan hasta donde se necesitan y consumen.

La ventaja de una mayor atención en los comerciantes como LDC es que se entiende cada vez más nuestro papel en apoyar de manera sustentable las necesidades de una creciente población mundial. Y con esa comprensión se entiende que nuestro negocio desempeña un papel clave en la búsqueda de soluciones a algunos de los desafíos más apremiantes del mundo, incluida la pobreza, la desigualdad y los efectos del cambio climático. Por lo tanto, tenemos un papel clave en alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas (ONU).

Al cumplir nuestra misión de llevar los productos adecuados al lugar adecuado, en el momento adecuado, creamos empleos y generamos ingresos en el camino. Nuestro sector emplea a millones de personas en todo el mundo y conecta a miles de agricultores con los mercados, incluso al proporcionar soluciones confiables de almacenamiento y transporte.

Y no se trata solo de la agricultura a escala industrial. Trabajamos con miles de pequeños agricultores, muchos de ellos mujeres, que pueden estar cultivando tan solo media hectárea de tierra. Al cultivar el 70 % de los alimentos del mundo, los pequeños productores son el alma del sistema alimentario mundial. Su bienestar es nuestro bienestar. Por lo tanto, empoderarlos es la clave para el desarrollo sustentable de muchos de nuestros negocios.

No podemos resolver todos los problemas del mundo, pero gracias a nuestra red de operaciones global y nuestra posición líder en la industria, estamos en una buena posición para ayudar a alcanzar los ODS globales de la ONU, especialmente aquellos relacionados con la pobreza (Objetivo 1), el hambre (Objetivo 2), la salud y el bienestar (Objetivo 3).

Y queremos ir más allá. Como empresa responsable, LDC entiende que los intereses económicos a largo plazo, tanto los nuestros como los de la sociedad en general, se atienden mejor a través de la creación de valor justo y sustentable, actuando de manera responsable, protegiendo nuestro medioambiente y garantizando un beneficio para todos los participantes de la cadena de valor.

Es por eso que también trabajamos para abordar los ODS relacionados con una educación de calidad (Objetivo 4), trabajo digno y crecimiento económico (Objetivo 8), producción y consumo responsables (Objetivo 12), acción por el clima (Objetivo 13) y vida submarina y terrestre (Objetivos 14 y 15).

Y como indica el Objetivo 17, las alianzas son la clave del éxito en todas estas áreas. El gobierno, las empresas y la sociedad, junto con cada uno de nosotros como individuos, tenemos un interés en este esfuerzo global, porque todos también tenemos un impacto.

Aunque se trata de problemas complejos que ningún actor individual puede resolver por sí solo, los comerciantes, al ser actores principales en muchas cadenas de suministro importantes y globales, tenemos una oportunidad crucial para influir en quienes nos rodean y marcar una verdadera diferencia. Y en LDC ya estamos aprovechando la oportunidad a escala mundial, especialmente a través de alianzas con entidades como el Soft Commodities Forum del World Business Council for Sustainable Development (WBCSD, por sus siglas en inglés), con organizaciones expertas como la Better Cotton Initiative (BCI, por sus siglas en inglés) y la Rainforest Alliance, y con muchos otros socios locales, mientras trabajamos para cambiar las prácticas, a menudo prácticas con siglos de antigüedad, para un futuro más sustentable.

En muchos de estos temas, el tiempo no está de nuestro lado. El cambio climático ya está afectando a la agricultura, cambiando cómo y dónde crecen los cultivos y obligando a los agricultores a alejarse de la agricultura tradicional. Y como es del interés de todos proteger a los agricultores que están al centro de la cadena alimentaria mundial, nuestros ingenieros agrónomos trabajan con pequeños productores en todo el mundo para introducir nuevas técnicas, ayudarlos a adaptarse al cambio climático, mantenerse en el negocio, alimentar a sus familias y, en última instancia, mantener el suministro.

Nuestro mundo cambiante presenta muchas complejidades y desafíos, entre los cuales no es menor la alimentación de la creciente población mundial a pesar de la disminución de la tierra cultivable y la evolución de los modos de consumo. Por ejemplo, a medida que emerge la clase media de Asia cada vez más próspera, exige más proteínas. Esta proteína tradicionalmente proviene de la carne, pero la escala en la que se requiere el ganado y su alimentación, y su impacto en el medio ambiente, es cada vez más insostenible. Por lo tanto, debemos encontrar otras formas de proporcionar proteínas. La soja es una excelente fuente de proteínas y la industria está creciendo rápidamente, pero su impacto medioambiental también debe evaluarse y controlarse cuidadosamente.

La nueva tecnología ofrece nuevas y emocionantes oportunidades. Los consumidores quieren garantías de que los productos que compran y consumen no implican deforestación o trabajo infantil, ni ponen en peligro la vida silvestre. Hoy, la tecnología facilita la trazabilidad a un nivel sin precedentes. Por ejemplo, LDC está usando etiquetas de ADN para rastrear el algodón, y tecnología blockchain para hacer que su cadena de suministro de jugo sea transparente.

La tecnología también forma parte cada vez más de nuevas soluciones para las proteínas alternativas. La biotecnología y la bioingeniería están desarrollando nuevas proteínas e ingredientes de origen vegetal, como posibles contribuciones para alimentar de manera sustentable a una creciente población mundial.

Resolver problemas complejos puede ser un proceso repetitivo. Abordamos una parte del problema, pero surge otra. Es por eso que el diálogo es tan esencial: proporciona información crítica para comprender cuándo estamos en el camino correcto y cuándo no. Al involucrar en la conversación a la mayor cantidad posible de grupos de interés, maximizamos nuestro impacto potencial mediante la creación de consenso y la búsqueda de soluciones compartidas para desafíos comunes.

Como dice el proverbio africano: «Si quiere ir rápido, vaya solo. Si quiere llegar lejos, vayan juntos».

Ian McIntosh
Chief Executive Officer de LDC

© 2022 Louis Dreyfus Company