LDC

En el campo

El biogás trae energía limpia a los agricultores de Kenia y Ruanda

12.12.2019

La leña solía ser un asunto costoso y que exigía mucho tiempo, cuenta Jerica, madre de tres hijos que vive en la región de Meru, en las fértiles estribaciones del monte Kenia.

blog-biogas-pg01.jpg

Lo mismo aplica a todo el África subsahariana, donde las mujeres, e incluso las niñas, a menudo hacen la mayor parte del trabajo. Caminan largas distancias para recoger la leña, lo que quita un tiempo precioso a la escuela y otras actividades.

«Usaba mucha leña para cocinar», cuenta Jerica, que cuida a otros 14 niños. «Fue realmente difícil ahorrar suficiente dinero para mis hijos y para pagar sus estudios».

El perjuicio es aún más profundo. Cocinar con leña y carbón provoca problemas respiratorios y mata a más personas, principalmente mujeres, que la malaria o el VIH, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

blog-biogas-pg02.jpg

Cortar leña contribuye a la deforestación y a la erosión del suelo en países donde la mayoría de la población depende de la agricultura. Los árboles también son necesarios para absorber el dióxido de carbono, un factor crítico del cambio climático.

En 2013, por iniciativa de un empleado de LDC y con fondos de la Fundación Louis Dreyfus, se lanzó un proyecto de 2 años para traer sistemas de biogás a comunidades agrícolas vulnerables de Kenia y Ruanda. Fue el comienzo de una vida mejor para Jerica.

La idea era simple: un sistema de biogás replica la actividad digestiva del estómago, al producir gas metano a partir de estiércol animal, desechos humanos y otros materiales biodegradables, como desechos de cocina, jacintos acuáticos y otras malezas. El gas metano se utiliza para cocinar y para otras actividades que consumen energía, y elimina así la necesidad de estufas tradicionales de leña y carbón. El biogás también produce fertilizantes orgánicos, lo que permite a los agricultores reemplazar alternativas sintéticas costosas.

blog-biogas-pg03.jpg

¿Los resultados? Además de mejorar la salud, el sistema amplió las cosechas, redujo los costos y aumentó los ingresos. Ha contribuido a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos el Objetivo 7 (energía no contaminante y asequible), el Objetivo 13 (acción por el clima), el Objetivo 3 (salud y bienestar) y el Objetivo 11 (ciudades y comunidades sostenibles).

blog-biogas2-icon-ES.png

Tiempo precioso 

«Al reemplazar la leña, el biogás también ayuda a combatir la deforestación, la erosión del suelo y la contaminación del aire, y mejora los estándares de salud entre las comunidades agrícolas», dice Dominic Wanjihia, CEO de Biogas International.

«Lo más importante es que, al eliminar la tarea de recoger leña, las mujeres ganan tres o cuatro horas al día para otras actividades», dice. «La venta del exceso de biogás y de fertilizantes puede pagar la educación y la capacitación, y sacar a las familias de la pobreza para siempre», agrega.

Para Jerica y los demás agricultores involucrados, el sistema también le brindó tiempo para cuidar a su familia, participar en actividades sociales y abrir fuentes alternativas o adicionales de ingresos, como la creación de huertos.

«Ahora puedo comprar comida fácilmente gracias a los ahorros que hago al no comprar leña», cuenta.

Jerica también usa el fertilizante natural en su jardín. El dinero de la venta del exceso de verduras ayuda a pagar las cuotas escolares.

Los sistemas «Flexi Biogas» son móviles, poco costosos y fáciles de instalar. Como resultado, están ganando más y más impulso. En Ruanda, donde más del 80 por ciento de la población depende del carbón y la leña, existen programas de biogás para reducir la dependencia de la biomasa.

«Usamos el estiércol biológico de Flexi Biogas para cultivar col rizada, repollo, cebollas y berenjenas en nuestra huerta», comenta la Hermana a cargo del Our Lady of Grace Children’s Home (hogar de niños Nuestra Señora de Gracia) en Meru, Kenia, otro beneficiario del proyecto en la región.

«Estamos reduciendo nuestro presupuesto de alimentos porque podremos crecer mucho más en nuestro pequeño espacio», agrega.

© 2022 Louis Dreyfus Company